miércoles, 13 de agosto de 2008

Reflexión del león y la playa.




Un hombre aislado. Solo conoce un león y una playa. Los conoce por separado, sin tiempo y con un espacio limitado a su figura.
El hombre se recuesta y duerme. Sueña.
Sueña que el león se mete en el mar. Sueña que sale del mar. Sueña que el mar se retira de la playa. Solo queda arena. Sueña que el mar cubre la playa. Solo queda mar. Sueña al león solo. Sueña a la playa sola.
El hombre aislado tiene su biblioteca de la realidad. Solo tiene dos libros: “El león” y “La playa”. Y cuando duerme los libros se desordenan y agitan. Pero el escenario está limitado por lo que participa. Por lo que conoce. Por todo lo que es.

Un hombre en sociedad conoce el mundo, tal como su disponibilidad e interés se lo permitieron.
El hombre se recuesta y duerme. Sueña.
Sueña que es feliz. Yo lo soñé una vez.
Voy a combinar los libros y descifrar.
Pero no hoy.
Conocí una mujer.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

bravo peluqui,que bueno es ser tu amiga (?)
besuco,vicuchi.

andrés dijo...

es bueno